Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

¿Cuánto dura la garantía de un producto? ¿A quién y cómo reclamar?

autor: Kontsumobide, Agosto 10, 2017

Compras una lavadora, un móvil o un coche y a los pocos meses se estropea sin saber muy bien por qué. Solo entonces te asaltan las dudas: ¿está aún en garantía?, ¿de cuánto tiempo dispones para reclamar?, ¿a quién debes dirigirte? Las respuestas varían en función del tipo de producto y de a quién se lo adquieras.

Compra a empresa, establecimiento o profesional

Si compras el producto a una empresa, un establecimiento o algún tipo de profesional dedicado a la venta para tu uso particular, es decir, si actúas como persona consumidora, la garantía legal te protege. Esta garantía se denomina así porque está establecida por ley y, por tanto, es de obligado cumplimiento. Gozas de ella con independencia de que hayas adquirido el bien en una tienda tradicional o a través de Internet. La extensión de este derecho varía, sin embargo, en función del artículo:

  • Si es un producto nuevo, la garantía legal es de dos años. El plazo comienza a contar desde la entrega del bien, no desde su fabricación. Es un derecho irrenunciable que las empresas deben asumir. Si lees en las instrucciones que el cómputo empieza desde la fabricación o que solo dura un año, no hagas caso. Y, si existe discrepancia, presenta una reclamación. La entrega, salvo que puedas demostrar lo contrario, se considera efectuada el día que consta en el ticket, en la factura o en el albarán de entrega.
  • Si es un producto de segunda mano, dispones de, al menos, un año de garantía legal. Es el límite mínimo exigido, aunque siempre puedes intentar acordar uno mayor. Eso sí, si el artículo es relativamente nuevo y aún está vigente la garantía legal de dos años, pídele a quien te lo ha vendido la documentación para poder beneficiarte de ella.

La normativa también establece una serie de presunciones sobre los fallos:

  • Durante los seis primeros meses se entiende, salvo excepciones, que el defecto ya existía cuando se entregó el producto.
  • En los meses posteriores, debes demostrar que presentaba la tara desde el principio.

Además de la garantía legal obligatoria, las empresas pueden establecer una garantía comercial, de carácter voluntario y adicional para ofrecerte una mayor protección.

Si quieres hacer valer la garantía, debes dirigirte al establecimiento donde lo compraste. Si no es posible –por ejemplo, si ha cerrado el comercio—, puedes reclamar a la empresa fabricante. Recuerda que debes guardar bien todos los documentos que te entregaron al adquirirlo.

Si el producto presenta un defecto, tienes derecho a solicitar de forma gratuita su reparación o su sustitución por otro nuevo —siempre que esto no sea desproporcionado—. Si estas opciones resultan inviables, puedes pedir una rebaja en el precio o, incluso, la resolución del contrato, es decir, la devolución del dinero.

Compra a particular

Si le has comprado el producto a un particular, no cuentas con la protección de la garantía legal ni de la comercial. En estos casos, muy comunes en las transacciones de bienes de segunda mano, no se aplica la normativa de consumo, sino el Código Civil.

La ley impone a la persona vendedora el deber de responder de los defectos ocultos del artículo, es decir, de aquellos que tú no puedes apreciar a simple vista. En cambio, si eran obvios, no tiene ninguna obligación.

El plazo para presentar una demanda en el juzgado es de seis meses desde la entrega del producto. Puedes exigir una rebaja en el precio o desistir del contrato, es decir, dejarlo sin efecto y que te devuelva el dinero.

SÍGUENOS
  • Suscríbete a Título RSS
Euskadi, bien común