Kontsumobide

Nueve maneras para allanar la cuesta de enero

autor: Kontsumobide, 

Se acabó la navidad. Se acabaron los excesos de comida, la compra de regalos, de caprichos o de escapadas. ¿Ha llegado la tranquilidad para tu bolsillo? Lo que está claro es que ha llegado enero, ese mes tan temido, en el que haces cuentas y compruebas que el periodo navideño ha desestabilizado tu economía y te has pasado con los gastos.

Además, con el nuevo año llegan las subidas de precios de algunos servicios, como el transporte público, y de determinados suministros que incrementan el total de las facturas de casa. También llegan las rebajas de invierno, y es tan difícil renunciar a ellas...

Es hora de pasar la resaca de las fiestas y contrarrestar las consecuencias consumistas del mes anterior, pero, ¿cómo hacerlo? Te mostramos una serie de consejos que pueden ayudarte:

  1. Planifica el mes. Prepara un presupuesto en función de tus ingresos y ajústate a él. Solo así podrás conocer tu capacidad de compra. Calcula aproximadamente los gastos que vas a tener cada semana y clasifícalos por prioridades.
  2. Presta atención a los gastos hormiga. Cañas, cafés, chucherías… ¿Has probado a llevar la cuenta de este tipo de gastos? A lo mejor te sorprendes, ya que pueden llegar a alcanzar sumas importantes a final de mes.
  3. Cuidado con las rebajas de enero. ¡Que no te pierdan los “súper descuentos” al 50% o al 70%! En ocasiones no son tan beneficiosos. Céntrate y compra únicamente lo que necesites.
  4. Compara los precios. No te dejes llevar por el impulso y, antes de comprar, compara. Puedes hacerlo tanto en las tiendas como a través de Internet.
  5. Aprovecha las ofertas y promociones. Es una forma de generar ahorro. A la hora de llenar la cesta en el supermercado, este tipo de descuentos pueden abaratar el gasto que realices. Eso sí, no te olvides de fijarte en la fecha de caducidad de los productos para que no se echen a perder. ¡Tolerancia cero frente al despilfarro alimentario!
  6. Infórmate sobre la política de devoluciones. Los establecimientos no están obligados a aceptar cambios o devoluciones solo porque el jersey o la cámara de fotos que has comprado no te gusten. Únicamente tienen obligación de hacerlo cuando el producto esté defectuoso o se hayan comprometido a ello. En compras online, sin embargo, tienes 14 días para poder devolver lo que has comprado sin necesidad de justificarte.
  7. Paga en efectivo. Siempre que sea posible, evita usar la tarjeta de crédito. Tendrás un mayor control de lo que gastas.
  8. Cuidado con solicitar un crédito. Es muy arriesgado y puedes llegar a sobreendeudarte. Pídelo únicamente para cubrir gastos urgentes que no puedas afrontar y solo cuando puedas devolverlo y hayas agotado otras vías, como el préstamo entre familiares.
  9. Realiza un consumo responsable.   Los gastos fijos como la luz o la calefacción no los puedes evitar, sin embargo, puedes reducirlos. Por ejemplo, desenchufa los aparatos eléctricos cuando estén en modo stand by, utiliza bombillas de bajo consumo, usa termostatos programables para adaptar la calefacción a tus horarios y aprovecha los días soleados para que entre el calor en casa.