Kontsumobide

El Instituto Vasco de Consumo y la Viceconsejería de Pesca realizan una campaña conjunta de inspección para comprobar el etiquetado y la trazabilidad del pescado fresco

Fecha de publicación: 

El personal verificará entre el 11 y el 30 de junio si los establecimientos del País Vasco cumplen con la normativa

Kontsumobide-Instituto Vasco de Consumo, organismo adscrito al Departamento de Turismo, Comercio y Consumo, y la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, dependiente del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras, inspeccionarán de forma conjunta pescaderías, supermercados e hipermercados del País Vasco para comprobar si cumplen la normativa exigida en el etiquetado y la trazabilidad de pescado fresco. La campaña, que se desarrollará entre el 11 y el 30 de junio, contempla la supervisión de un total de 85 establecimientos ubicados en los tres territorios históricos.

El personal de Kontsumobide verificará si los comercios ofrecen a las personas consumidoras en las etiquetas, en los carteles o en las tablillas situadas junto a los ejemplares a la venta la información obligatoria exigida. La regulación europea señala que los establecimientos deben mostrar la denominación comercial y el nombre científico de la especie; si el ejemplar ha sido capturado en el mar o en agua dulce o si es de cría; las aguas donde se ha pescado o el país donde ha concluido su periodo de cría; las artes de pesca usadas; o si el producto ha sido descongelado previamente. Asimismo, deben reflejar el precio final.

Desde la Viceconsejería de Pesca, por su parte, analizarán los datos contenidos en la documentación que debe acompañar a los productos pesqueros desde su captura, transporte y distribución hasta la puesta a disposición de las personas consumidoras. Esta información permite conocer la trazabilidad de los ejemplares, que posibilita realizar un seguimiento desde su origen y durante los diferentes procesos dirigidos a su comercialización.

Carácter informativo

El objetivo de la campaña es básicamente informativo: su propósito es comprobar si los establecimientos cumplen con sus obligaciones durante la comercialización de los productos pesqueros. Por eso, en un primer momento, el personal inspector solo sancionará a los establecimientos que carezcan tanto de hojas de reclamaciones como de un cartel que informe a las personas consumidoras de que disponen de estos formularios. Si detectan alguna otra irregularidad, relacionada con el etiquetado o los datos de trazabilidad, lo pondrán en conocimiento del comercio, para que subsane el error.

La campaña sí prevé una segunda fase, para supervisar si los establecimientos que incumplían algún punto de la normativa han corregido la información. En este caso, si la Inspección observa que persisten las irregularidades, sí podrá imponer una sanción.