KontsumoBIDE. Instituto Vasco de Consumo

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Buscar

Suministro de electricidad

Comparador de ofertas de energía

La liberalización del suministro eléctrico se hizo efectiva el 1 de julio de 2009 con el objetivo de lograr una competencia real y libre entre las empresas suministradoras. Desde entonces, la persona consumidora tiene la capacidad de elegir y contratar la oferta que mejor se adapte a sus necesidades.

Con la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico, el nuevo sistema de fijación del precio voluntario toma como referencia el precio del mercado mayorista que cotiza y cambia en función de la oferta y la demanda cada hora. Además, en abril de 2014, se hace efectiva la metodología de cálculo del Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y su régimen jurídico de contratación. A partir de esta fecha, las personas consumidoras tienen cuatro modalidades para contratar el suministro. 

Las empresas distribuidoras y comercializadoras tienen cometidos diferentes:

Empresas distribuidoras: Tienen, entre otras funciones, la de suministrar electricidad a los hogares de las personas consumidoras. Se encargan del cableado de electricidad, de dar de alta el suministro, de la gestión de los contadores y de las incidencias. No venden directamente el suministro a las personas consumidoras, pero son las responsables de realizar la lectura de los contadores.

Empresas comercializadoras: Acceden a las redes de transporte o distribución de energía y adquieren energía para su venta a las personas consumidoras. El contrato de suministro, por tanto, se firma con ellas. Existen dos tipos de comercializadoras, las comercializadoras de mercado libre, que venden la energía a un precio no fijado oficialmente, y las comercializadoras de referencia autorizadas por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que están obligadas a suministrar electricidad en las condiciones reguladas por la Administración. En concreto:

  • Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).
  • Precio fijo para un año.
  • Tarifas de Último Recurso.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publica en su web el listado de comercializadores de energía eléctrica.

Puedes cambiar de comercializadora cuando lo desees, pero en los contratos libres puede existir una cláusula de permanencia por un periodo mínimo. Si cambias de comercializadora antes, pueden exigirte que pagues una cantidad económica. En este caso, los contratos deben incluir las penalizaciones por anulación anticipada. Además, deben diferenciar, por un lado, los precios y condiciones del contrato, y su vigencia, y, por otro, los de carácter promocional.

En general, los contratos de suministro de electricidad en baja tensión deben tener una duración máxima de un año, que puede prorrogarse tácitamente por períodos de la misma duración. Puedes rescindir la prórroga con un preaviso de 15 días, sin penalización alguna. Si decides darte de baja antes de que transcurra un año, la comercializadora puede penalizarte con un 5%, como máximo, del consumo estimado pendiente.

El plazo para que el cambio se haga efectivo no puede ser superior a tres semanas.

Actualmente existen cuatro formas para contratar y pagar la electricidad:

Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC)

Pueden acogerse las personas titulares de los puntos de suministro efectuados a tensiones no superiores a 1 kW y con potencia contratada menor o igual a 10 kW. Si cumples estos requisitos, formalizas el contrato con una comercializadora de referencia y no te acoges expresamente a otra modalidad, se entenderá que aceptas el PVPC. Así pues, salvo manifestación expresa en contrario, la modalidad será el PVPC. Quienes tenían la antigua Tarifa Último Recurso (TUR) pasaron a ser suministrados a través del PVPC, sin realizar ninguna gestión ni actuaciones o cambios en el contador.

La duración de estos contratos es anual y se prorroga automáticamente por plazos iguales. No obstante, puedes resolver el contrato antes de su finalización o de la finalización de las prórrogas, sin coste alguno. En esta modalidad, existen tres tipos de tarifas de acceso, con distintos precios en función del periodo horario de consumo:

  • General. Sin discriminación horaria (2.0A).
  • Nocturna. Con discriminación horaria de dos periodos (2.0DHA).
  • Vehículo eléctrico. Con discriminación horaria supervalle (2.0DHS).

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha habilitado en la página factura luz una herramienta que permite a la persona consumidora acogida al PVPC hacer una simulación de la factura, mediante la introducción de los siguientes datos:

  • Fechas inicial y final de lectura.
  • Potencia contratada.
  • Peaje de acceso.
  • Consumo registrado en cada periodo tarifario.

Tarifas de Último Recurso (TUR)

La Tarifa de Último Recurso (TUR) se aplica a las personas consumidoras vulnerables y a aquellas otras que, sin tener derecho al PVPC, transitoriamente carezcan de un contrato con una empresa comercializadora libre.

Personas consumidoras vulnerables: bono social

Las personas energéticas vulnerables deben contratar su suministro eléctrico con las comercializadoras de referencia, para poder disfrutar del bono social. Es imprescindible ser una persona física, que el suministro se destine a la vivienda habitual y cumplir una serie de requisitos. El precio se obtiene al aplicar un descuento del 25% al PVPC.

Personas consumidoras que, sin cumplir los requisitos para el PVPC, transitoriamente no dispongan de un contrato en mercado libre

Pagarán el precio de la tarifa de último recurso que resulte de aplicar:

  • Los peajes de acceso que correspondan al punto de suministro, incrementados en un 20%.
  • El resto de conceptos del PVPC incrementados en un 20%.

La razón de estos incrementos está en el interés en que regularicen su situación y formalicen el contrato en el mercado libre.

Precio fijo durante 12 meses

Las personas consumidoras con derecho a suministro mediante PVPC pueden optar por una oferta alternativa con un precio fijo del suministro para un periodo de un año. Cada comercializadora de referencia está obligada a realizar una oferta, que será única en cada momento y se publicará en la web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Si optas por esta modalidad, puedes formalizar un contrato de un año de duración con tu comercializadora de referencia. En el contrato, deberás elegir entre dos opciones, para indicar qué modalidad se aplicará una vez finalizado:

  • El Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).
  • La renovación de la oferta a precio fijo anual vigente y publicado en la web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en la fecha correspondiente al de la factura anterior a la fecha de finalización del contrato.

Tienes la posibilidad de modificar esta elección antes de que finalice el plazo de un año desde la formalización del contrato. En cualquier caso, la comercializadora de referencia deberá remitirte una comunicación, en la factura anterior a la finalización del contrato y, en todo caso, un mes antes, en la que deberá constar la fecha de finalización y las diferentes alternativas de contratación existentes. El documento reflejará las nuevas condiciones para la renovación, de acuerdo a la oferta en vigor en cada momento. Además, indicará expresamente, que, si no solicitas un nuevo contrato, ya sea con la misma comercializadora de referencia o con cualquier otra, te aplicarán automáticamente, una vez finalizado el contrato, la modalidad de contratación elegida.

La oferta a precio fijo anual puede incluir penalizaciones si decides rescindir el contrato antes de que finalice. En todo caso, estas no podrán exceder el 5% del precio del contrato por la energía estimada pendiente de suministro.

Todas las comercializadoras de referencia ofrecen una oferta a precio fijo asociada a la tarifa de acceso 2.0A, es decir, sin discriminación horaria. Si deseas una oferta a precio fijo anual asociada a tarifas con discriminación horaria,  puedes buscarla en el comparador de ofertas de energía de la CNMC.

Oferta en mercado libre

Toda persona consumidora puede optar por contratar el suministro de energía eléctrica con una comercializadora diferente a la comercializadora de referencia, conforme al precio y las condiciones que ambas partes acuerden. Las personas consumidoras conectadas en baja tensión con potencias contratadas superiores a 10 kW y todas las que tengan suministros en alta tensión solo podrán contratar la modalidad de libre mercado.

Existe una gran variedad de ofertas con condiciones preestablecidas por las propias comercializadoras. Estas ofertas pueden incluir penalizaciones, si rescindes el contrato antes de que finalice. En este caso, estas no podrán exceder el 5% del precio del contrato por la energía estimada pendiente de suministro.

Todos los contadores con una potencia contratada de hasta 15 kW deben ser sustituidos por nuevos equipos que permitan la discriminación horaria y la telegestión, es decir, la capacidad de lectura de contadores y el cambio de condiciones de contrato sin personarse en el domicilio. Quien tenga contador inteligente pagará conforme a un consumo real por cada hora.

Existe un plan para sustituir todos los contadores analógicos por nuevos equipos digitales antes del 31 diciembre de 2018. El plan contempla las siguientes fases:

  • Para finales de 2014, el 35% de los contadores digitales estarán instalados.
  • Para 2016, un 35% más.
  • Para finales de 2018, el 30% restante.

La empresa distribuidora es la encargada de realizar la sustitución. Debe notificar cuándo lo hará y debe dar la opción de comprar o alquilar el equipo. Además, el personal autorizado para realizar la sustitución debe estar debidamente acreditado.

Para los hogares, se recomienda el alquiler:

  • El coste mensual es relativamente bajo (0,81 €/mes en el caso de los contadores inteligentes).
  • El mantenimiento del contador corre a cuenta de la distribuidora.
  • La empresa distribuidora es la responsable del estado del contador, por lo que la responsabilidad por cualquier avería o mal funcionamiento recaerá sobre la distribuidora.

La facturación horaria es un modelo de facturación de electricidad que se aplica a las personas consumidoras domésticas y pymes con potencias contratadas inferiores a 10 kWh. La persona consumidora debe cumplir dos requisitos:

  • Deben estar acogidas al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) con una comercializadora de referencia.
  • Debe disponer de un contador digital, también llamado inteligente, efectivamente integrado en el sistema de telegestión.

El sistema afecta solo al coste de la energía (aproximadamente el 37% del recibo). Entró en vigor el 1 de julio de 2015, pero las compañías comercializadoras y distribuidoras tuvieron un periodo de adaptación de 3 meses, hasta el 1 de octubre, para aplicarlo.

Con esta forma de facturación, las personas consumidoras pagan un precio del kWh diferente en función del mercado y la hora a la que se realice el gasto. Esto conlleva pagar en función de la cantidad consumida cada hora al precio de esa hora. Existen 24 precios al día.

Cómo ahorrar

La web de Red Eléctrica muestra todos los días, a partir de las 20.30 horas, la información de los precios para el día siguiente, que será el resultado de la cotización en el mercado mayorista de electricidad, conocido como pool. Con carácter general, los precios son más baratos durante la madrugada y durante los fines de semana. Si la persona es capaz de trasladar sus consumos a esas horas, puede reducir el coste de su factura eléctrica.

En cuanto al consumo eléctrico en el hogar, el 55 % corresponde a los electrodomésticos. Los que más gastan son el frigorífico (31%), la TV (12%) y la lavadora (11,8%). Puedes obtener más información sobre los consumos de energía de tu casa y seguir unos sencillos consejos al utilizarlos.

El Gobierno ha definido un modelo de factura eléctrica para garantizar su comprensión. La Resolución de 23 de mayo de 2014, de la Dirección General de Política Energética y Minas establece su contenido mínimo. El modelo es obligatorio para las comercializadoras de referencia que suministren a las personas consumidoras acogidas al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), incluidas las vulnerables -a las que aplica el bono social-, y las que no tienen derecho a acogerse al PVPC y que transitoriamente carecen de un contrato con una comercializadora en mercado libre.

Las facturas deben facilitar información sobre los consumos y los costes asociados de forma clara, para poder comparar entre distintas ofertas y conocer el coste de suministro, precios, tarifas y condiciones generales del acceso y uso de los servicios de electricidad.

En cualquier caso, la factura deberá incluir, como mínimo, los siguientes conceptos:

  • Nº de contrato de suministro.
  • Fecha de finalización del contrato.
  • Identificación del punto de suministro mediante el código CUPS (Código Universal de Punto de Suministro), único e invariable para cada punto de suministro.
  • Periodo de facturación, referido al periodo de prestación del servicio.
  • Potencia contratada, expresada en kW.
  • Tarifa de acceso, en función de la potencia contratada y discriminación horaria.
  • Energía consumida, expresada en kWh durante el periodo de facturación.
  • Potencia facturada, resultado de multiplicar la potencia contratada por el número de días facturados y el precio del kW.
  • Energía facturada, resultado de multiplicar el consumo durante el periodo de facturación por el precio de la energía.
  • Impuesto sobre la electricidad, aplicable al consumo y la potencia (5,1127% que sale como resultado de elevar las base de facturación en 1,05113 y aplicar una tasa del 4,864%).
  • Coste de alquiler de equipos de medida (en caso de que la persona consumidora no sea propietaria de los mismos).
  • IVA aplicable sobre la electricidad (21%).

Periodo de facturación

La factura es bimestral, es decir, cada dos meses, para las personas usuarias con una potencia contratada hasta 15 kW, excepto que pidan lo contrario, y debe realizarse en base a lecturas reales, según el Real Decreto 1718/2012.

Existen algunas excepciones:

  • Si la vivienda dispone de contadores digitales con capacidad de telemedida, la facturación será mensual y basada en lecturas reales mensuales.
  • También es posible la facturación mensual, independientemente del tipo de contador, si la persona consumidora lo acepta expresamente. La opción de la facturación mensual no modifica la periodicidad de la lectura del consumo, que será bimestral si el contador es analógico. En los meses alternos, sin lectura real, se facturará de forma estimada.
  • Si las personas consumidoras han acordado otra forma de facturación con la comercializadora (tarifa plana).
  • Si la empresa encargada de las lecturas no ha podido acceder al contador de la vivienda y la persona consumidora no ha facilitado la lectura en un plazo de dos meses, la empresa podrá realizar una estimación del consumo.

Pago de la factura

La factura debe pagarse dentro de los veinte días siguientes a su emisión. Si el último día es sábado o festivo, el plazo vence el primer día laborable siguiente.

El pago se puede hacer:

  • Mediante domiciliación bancaria: no podrá realizarse el cargo hasta siete días después del envío de la factura.
  • En las oficinas de la empresa suministradora o de su representante.
  • En la cuenta corriente que señalen.
  • En caso de zonas geográficas con dificultades para estos sistemas, se podrá pagar mediante giro postal u otro medio similar.

Corte del suministro por impago y reenganche

La empresa distribuidora podrá suspender el suministro a las personas consumidoras sujetas a tarifa cuando hayan transcurrido al menos dos meses desde que les hubiera sido requerido fehacientemente el pago, sin que lo hayan hecho efectivo. El requerimiento deben mandarlo a la dirección para notificaciones que aparezca en el contrato por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción por la persona o su representante, así como de la fecha, identidad y contenido. La empresa distribuidora está obligada a conservar la acreditación de la notificación. Además, debe incluir el aviso de interrupción del suministro por impago y precisar la fecha a partir de la cual podrá realizarse, si no se abonan las cantidades adeudadas.

Si la persona rechaza la notificación, se especificarán las circunstancias del intento de notificación y se tendrá por efectuado el trámite.

Si se suspende el suministro, deberá reponerse como máximo al día siguiente del pago de la cantidad adeudada, de los intereses generados y de la cantidad autorizada en concepto de reconexión del suministro. La reconexión, en caso de corte justificado, es una cantidad equivalente al doble de los derechos de enganche vigentes, como compensación por los gastos.

Para suspender el suministro a las personas consumidoras que han contratado en el mercado libre, la empresa estará sujeta a las condiciones pactadas de garantía de suministro y suspensión.

Si se rescinde un contrato entre una persona consumidora y una comercializadora antes de su fecha de finalizáción, la comercializadora podrá exigir la suspensión de suministro a la distribuidora comunicándoselo fehacientemente. Si no lo hace, la empresa distribuidora no se responsabilizará del coste de la energía entregada a la persona consumidora. La empresa distribuidora suspenderá definitivamente el suministro si, después de cinco días hábiles desde esa comunicación, la comercializadora no indica lo contrario o la persona consumidora no acredita la suscripción de un nuevo contrato con otra comercializadora.

Los derechos de acometida, enganche y la verificación de las instalaciones son actuaciones que realiza la empresa distribuidora. Las tarifas que puede cobrar están reguladas por orden ministerial.

El derecho de acometida es la contraprestación económica que debes abonar a la distribuidora por las actuaciones necesarias para un nuevo suministro o para la ampliación de uno existente. La empresa está obligada a instalar las infraestructuras necesarias si el suministro se ubica en un solar en suelo urbano, y si son suministros en baja tensión, es decir, con una potencia máxima de 50 kW, o suministros en alta tensión, esto es, una potencia máxima solicitada de 250 kW. El derecho de acometida puede incluir los siguientes conceptos:

  • Derechos de extensión: infraestructuras eléctricas necesarias entre la red de distribución y la propiedad del solicitante.
  • Derechos de acceso: incorporación a la red.

Si rescindes el contrato de suministro, los derechos de acometida, tanto de extensión como de acceso, se mantendrán vigentes para la instalación y/o suministro durante tres años, para baja tensión, y cinco años, para alta tensión. Los aumentos de potencia se consideran como un alta adicional y originan nuevos derechos de extensión y acceso. Además, si hay que ejecutar nuevas obras de extensión, se considerá como un nuevo suministro.

Los derechos de enganche son cantidades que puede cobrar la empresa distribuidora por acoplar eléctricamente la instalación receptora a la red de la empresa distribuidora.

La verificación de las instalaciones consiste en revisar y comprobar que estas se ajustan a las condiciones técnicas y de seguridad reglamentarias.

Las actuaciones en los equipos de medida y control incluyen la conexión y precinto de los equipos, y cualquier otra actuación solicitada por la persona consumidora.

Tienes derecho a pedir una indemnización si se produce un incumplimiento en la calidad del suministro eléctrico. El derecho existe siempre y cuando la interrupción no se deba a obras previamente comunicadas por la compañía o a causas de fuerza mayor. En estos casos, las distribuidoras deberán aplicar los descuentos regulados en las facturas dentro del primer trimestre del año siguiente al incumplimiento, según el Real Decreto 1955/2000. Los descuentos no pueden superar el 10% de tu facturación anual.

En función del tipo de incumplimiento, se aplicará uno de los siguientes descuentos:

  • Si el incumplimiento es por número de horas de interrupción, el descuento se calcula multiplicando la potencia contratada por la diferencia entre el número de horas en que se ha interrumpido el servicio y el número de horas máximas de interrupción establecidas por ley.
  • Si el incumplimiento es por número de interrupciones del servicio, el descuento se calcula multiplicando la potencia contratada por el número de horas de interrupción, valoradas al precio del kWh correspondiente a la modalidad contratada, por la diferencia entre el número de interrupciones sufridas y el número máximo de interrupciones fijado por ley, dividida por ocho.

Si se dan ambos incumplimientos, se aplicará el descuento más favorable para ti.

Asimismo, puedes reclamar por los daños sufridos debido a interrupciones de suministro. Si, por ejemplo, se te estropea un electrodoméstico o pierdes los alimentos, puedes presentar una reclamación ante la compañía. En este caso, lo mejor es realizarla por escrito, y lo más detalladamente posible, y aportar todo tipo de pruebas que justifiquen los daños.

Si tienes un problema con el servicio contratado, debes dirigirte al servicio de atención de quejas, reclamaciones, solicitudes de información o comunicaciones de la comercializadora. Las compañías tienen la obligación de comunicar sus datos de contacto:

Si no te responden en un mes o no estás de acuerdo con la respuesta, puedes poner una reclamación:

  • En Kontsumobide-Instituto Vasco. Es el organismo competente si la reclamación es sobre facturación, contratos, incumplimiento de ofertas, atención al cliente, etc. En general, todas las relacionadas con la gestión de venta y comercialización de la energía. Infórmate sobre cómo reclamar.
  • En el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco. Es el competente si las reclamaciones se refieren a la calidad y regularidad del suministro; el control y medida de la potencia; el consumo de los aparatos de medida, como lecturas o equipos de medidas; y la seguridad.
  • Actúa con cautela. No te precipites.
  • Busca y compara las diferentes ofertas de las distintas comercializadoras. Vigila la potencia contratada: una potencia superior a tus necesidades reales puede salirte cara. Pregunta por las condiciones a futuro: no te dejes seducir por los grandes descuentos del primer año.
  • No te fijes únicamente en el precio e informarte sobre la calidad de la atención, el periodo de facturación y otros aspectos.
  • Exige siempre una copia del contrato por escrito y lee atentamente todo su contenido.
  • Si contratas por teléfono o por Internet, solicita la copia por escrito y el documento de revocación para ejercer el derecho de desistimiento, es decir, para que puedas cancelar el contrato sin problemas en el plazo de catorce días sin coste de cancelación y sin necesidad de justificar tu decisión.
  • Si recibes una oferta para cambiar de empresa, no facilites los datos bancarios ni firmes nada, salvo que realmente quieras realizar el cambio. Recuerda que algunos comerciales de luz y gas recurren a prácticas agresivas.
  • Elige preferentemente una empresa que esté adherida al sistema arbitral de consumo, por el plus de garantía que supone.
  • Si debes presentar una reclamación, es preferible hacerlo por escrito, para que quede constancia de su contenido.
  • Conserva copia de todos los escritos presentados y recibidos, de las facturas, presupuestos, ofertas publicitarias... Si debes reclamar, te ayudarán a justificar tu petición.
  • Revisa atentamente la factura y compárala. Además del consumo realizado, incluye otros conceptos, como el alquiler de equipos, peajes, distribución, impuestos eléctricos o el IVA (21%). Estos conceptos pueden llegar a superar el 50% de la factura.
  • Si no te llega la factura, solicítasela a la comercializadora, en formato impreso o digital.
  • Comprueba si las lecturas del contador son correctas. Si el contador está dentro del domicilio y no estás el día que pasan a leerlo, facilita los datos antes de dos meses.
  • Si tienes cualquier duda o aprecias algún error en la facturación, ponte en contacto con la comercializadora.
Fecha de última modificación: 01/03/2017
Euskadi, bien común