Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Infórmate bien antes de aceptar una tarjeta de fidelización y pago, puede ser una tarjeta revolving

Las tarjetas de fidelización son comunes en nuestra sociedad, y también es común que nos ofrezcan tarjetas de fidelización tipo VISA que parecen no responder a una entidad bancaria si no al comercio que nos la ofrece. Normalmente son grandes cadenas o multinacionales las que nos ofrecen este producto, que aparentemente está lleno de ventajas, pero en muchas ocasiones nos pueden acarrear disgustos. Esto es debido a que pueden ser tarjetas de crédito de formato revolving, por eso recomendamos informarse previamente, y si es necesario preguntarlo directamente.

Las grandes cadenas comerciales nos pueden ofrecer tarjetas de pago que “nos permiten aplazar los pagos cómodamente”, “sin tener que cambiar de banco”, “Puedes pagar en muchos comercios adheridos”, e incluso “disponer de efectivo”; una serie de ventajas que pueden ser atractivas pero que esconden una realidad más complicada y peligrosa.

Habitualmente estas grandes cadenas comerciales ejercen de intermediarias de bancos o proveedores de servicios de pago, y una vez que has aceptado quien te provee el servicio no es la cadena comercial, si no este o aquel banco. Son tarjetas en formato revolving con los peligros ya conocidos: recalculo del principal en cada compra, los intereses pendientes se suman al principal con lo que se crea una espiral de crédito, los periodos largos de amortización que generan las cuotas mensuales bajas encarecen muchísimo el crédito, se mueven con tasas de interés superiores al 24 % etc.

Las tarjetas revolving actúan como líneas de crédito: dispones de una cantidad para gastar, pero cada vez que lo haces se recalculan los intereses. Ocurre que en ocasiones entre lo gastado más los intereses pendientes se supera el límite de crédito por lo que suele ser una práctica de las entidades bancarias aumentar dicho límite sin comunicárselo con suficiente claridad a la persona consumidora y sin recabar su autorización expresa.

Por lo tanto, insistimos: si una cadena comercial o cualquier comercio te ofrece una tarjeta de fidelización y pago muy atractiva y gratuita, infórmate y asegúrate que sabes qué estás aceptando. Hay algunas preguntas imprescindibles:

  • ¿Me estáis ofreciendo una tarjeta revolving?
  • ¿Qué banco está detrás de esta tarjeta?
  • ¿Cuáles son las condiciones?

Si con toda la información en tu poder y tus dudas aclaradas te parece una buena opción adelante, acepta la tarjeta y úsala con precaución. Si tienes dudas no te arriesgues.

Enlaces relacionados:

SÍGUENOS
  • Suscríbete a Título RSS
Euskadi, bien común