Kontsumobide

6 formas de pagar por Internet. ¿Cuáles son las más seguras?

6 formas de pagar por Internet

El confinamiento ocasionado por la emergencia sanitaria ha hecho que el comercio online crezca, ya sea para comprar alimentos, bienes de primera necesidad o para ayudar al comercio local o a la hostelería. 

Existen diferentes métodos para pagar por Internet. Si no has utilizado ninguno por miedo, no debes tenerlo, porque es totalmente seguro. Aunque ningún sistema está blindado y se libra de los ciberataques, solo hay que tomar ciertas precauciones para no caer en la trampa. Se podría decir que los pagos que se realizan a través de pasarelas de iniciación de pagos, como Paypal, es de los más seguros. Pero además de este sistema, existen otros. Te mostramos algunos: 

  • Tarjeta de crédito o débito. Es de los métodos más utilizados, por su comodidad y rapidez. Sin embargo, no es de los más seguros, ya que estás proporcionando toda la información de tu tarjeta.
    Para evitar que el comercio acceda a estos datos y hacer el sistema un poco más seguro, muchos establecimientos utilizan los TPV (Terminal Punto de Venta) virtuales con autenticación: una vez introducida la información de tu tarjeta, tu entidad bancaria te envía un SMS con una clave para completar la compra.
  • Plataformas de pago. Estas plataformas, como PayPal, protegen tus datos y actúan como intermediarias entre la persona que compra y el comercio. Cuando te das de alta en una plataforma de este tipo, vinculas los datos de tu tarjeta o tu cuenta bancaria. De esta forma, al comprar online no necesitas introducir los dígitos de tu tarjeta, simplemente deberás añadir el correo electrónico y la clave que hayas utilizado para darte de alta en la plataforma. Es de los métodos de pago más seguros, pero debes informarte bien antes de darte de alta en alguna de estas plataformas; fíjate qué medidas de seguridad ofrece y qué garantías en caso de fraude.
  • Bizum. Esta aplicación permite enviar y recibir dinero a través de tu banco a personas a través del móvil. Para que funcione, las dos partes tienen que tenerla. Su funcionamiento es muy sencillo: entras en la aplicación y desde ahí, seleccionas de la lista de contactos el número de teléfono de la persona a la que quieres mandarle dinero. Indicas la cantidad y confirmas la transacción con el código que recibirás por SMS.
    Muchos comercios cuentan con este servicio de pago como opción en su página web. Si la seleccionas, simplemente tendrás que introducir tu número de teléfono y la clave de Bizum. La clave la obtienes en la App de tu banco.
    Entra en la web de Bizum https://bizum.es/  y consulta el listado de entidades financieras que lo utilizan así como el listado de comercios en los que puedes pagar con este servicio.
    Es una herramienta fácil y segura.
  • Transferencia bancaria. Con este sistema puedes enviar el dinero desde tu cuenta bancaria directamente al comercio. Una de las ventajas que tiene es que no introduces ningún dato en la web. Aunque debes tener cuidado, sobre todo si la cuenta bancaria a la que vas a realizar la transferencia se encuentra en el extranjero. Si resulta ser un fraude, será más complicado recuperar tu dinero.
  • El pago contra reembolso. Se trata de pagar una vez recibida la compra. No todas las tiendas online cuentan con este sistema, aunque es de los más seguros, porque te permite pagar una vez hayas comprobado que tu compra es correcta.
  • Las tarjetas prepago. Son tarjetas virtuales que no están asociadas a ninguna cuenta bancaria. Tú decides la cantidad de dinero que quieres ingresar en ella. Este tipo de tarjetas las puedes solicitar en tu entidad bancaria. 

En cualquier caso, es importante que compres en páginas web seguras, no vaya a ser que te quedes con cara de póker al recibir tu pedido o, peor aún, que ni siquiera lo recibas. 

Si quiero devolver lo que he comprado online, ¿puedo hacerlo? 

El plazo de desistimiento para las compras realizadas online habitualmente es de 14 días. Pero, este plazo, mientras dure el Estado de Alarma o cualquiera de sus prórrogas, está suspendido

No obstante, hay productos que no se pueden devolver, como los productos hechos a medida, ficheros informáticos suministrados por vía electrónica o discos desprecintados.