Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Devoluciones en tiempos de Coronavirus: los plazos se suspenden

devoluciones los plazos se suspenden

¿Te has parado a pensar en lo que estás comprando? Además de los productos de primera necesidad en establecimientos comerciales, el comercio electrónico ofrece aún una amplia variedad de productos de consumo. Sin embargo, debido a la actual situación de emergencia sanitaria, recuerda que es conveniente no comprar más allá de lo imprescindible, y mira primero a tu alrededor, puede que los comercios cercanos también vendan por internet.

No obstante, si tienes que devolver algún producto, no te preocupes. Los plazos para la devolución de los productos comprados por cualquier modalidad, es decir, online o de manera presencial (en una tienda física), están paralizados mientras dure el Estado de Alarma o sus posibles prórrogas. Así que, si te compraste un jersey el día 10 de marzo en una tienda y te dijeron que tenías 30 días para devolverlo, podrás hacerlo cuando esto acabe. Tampoco debes preocuparte si tu compra la has hecho por Internet y quieres devolver esas zapatillas que han resultado ser más pequeñas de lo que esperabas. Todo esto puede esperar. De todas formas, no olvides que una tienda física no tiene obligación de aceptar devoluciones. Tienen capacidad para establecer su política de devoluciones y esa será la que deberá ser respetada.

El cómputo de los plazos se reanudará en el momento en el que pierda vigencia el Real Decreto 462/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el Estado de Alarma o, en su caso, las prórrogas del mismo.

A pesar de esta interrupción en los plazos de devolución, la empresa vendedora deberá entregar los productos adquiridos de manera online en un plazo máximo de 30 días (a no ser que se hayan pactado otros plazos).

Crecimiento del comercio online

Esta situación de confinamiento, en el que la mayoría de las personas no salen de casa nada más que para ir a comprar comida, ha hecho que las compras online aumenten. Tras las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno el 29 de marzo, se prohíbe ir al trabajo a actividades no esenciales, pero las personas que se ocupan de la distribución y entrega de productos adquiridos por Internet, sí pueden trabajar.

Es cierto que solo debemos salir de casa para lo imprescindible, por lo que siempre será más recomendable apostar por el comercio de cercanía, el de tu entorno. Es más sostenible y ayudas a la economía local. Cuando salgas a comprar, solo tienes que tener en cuenta una serie de recomendaciones.

En cualquier caso, recuerda que, si vas a adquirir productos por Internet, debes fijarte que lo estás haciendo en una página web segura. Si la dirección comienza por https:// (a veces esa S solo la encontrarás en la página de pago) o tiene un candado cerrado al lado de la barra de direcciones, puedes comprar con tranquilidad, ya que esto indica que se trata de un sitio seguro. Si además, cuentan con certificados como el de Confianza Online u otros que tratan de fomentar las buenas prácticas en Internet, mucho mejor.

Fíjate también en los datos de la empresa (nombre, dirección, teléfono o correo electrónico…), en las características del producto (no vaya a ser que pienses que estás comprando un bote de líquido para las lentillas de 1 litro y realmente sea de medio litro), en las formas de pago y en el precio final (a veces incluyen los gastos de envío aparte).

Hay personas que están aprovechando esta cuarentena para comprar por Internet otra serie de productos más allá de los de primera necesidad. Conviene recordar que las compras online generan un alto nivel de tráfico en las calles: transportistas, gente que reparte la paquetería (tanto para entregar como para recoger devoluciones) … Así que es mejor que no compres más de lo estrictamente necesario, es decir: comida y bienes de primera necesidad. Y recuerda que las devoluciones pueden esperar.

SÍGUENOS
  • Suscríbete a Título RSS
Euskadi, bien común