Kontsumobide

Disfraces infantiles: asegura la alegría

Disfraces infantiles

Como todos los años, los carnavales llegarán a nuestras casas. Nuestros hijos e hijas harán en la escuela unos disfraces, pero otros no. Otros los haremos en casa, cosiendo o con retazos de aquí y de allá. Saldremos con amigos y amigas, con sus hijos e hijas, todas disfrazadas, todos alegres, y lo que nadie quiere es que haya sorpresas desagradables.

La seguridad en los carnavales es lo único que no podemos disfrazar, máxime cuando hablamos del bienestar de las personas a las que más queremos. Aquí tienes algunas medidas a tener en cuenta.

Disfraces

  • Comprueba que el disfraz elegido es adecuado a la edad del niño o de la niña.
  • No compres o hagas disfraces con trozos pequeños (que se pueden desprender y ser tragados, o arañar) o con cuerdas que pueden enredarse y asfixiar (sobre todo en la zona del cuello y de la capucha)
  • Elige vestidos o prendas ignífugas, o al menos aquellos que no ardan fácilmente.
  • Si el disfraz es comprado busca el marcado CE europeo, es una garantía de seguridad. Los disfraces para personas menores de 14 años son juguetes, por lo que deben cumplir la normativa de juguetes.
  • Consulta las advertencias específicas, sobre todo en disfraces dirigidos a menores de 36 meses.

Máscaras y caretas

  • Asegúrate de que disponen de suficientes orificios respiratorios.
  • Mejor si no cubren toda la cabeza sobre todo con niños pequeños.
  • Atención con el material, comprueba los componentes, el material y revisa la etiqueta. Habrá mucho contacto con la piel, con la cara, a veces mezclada con el sudor y la piel de las niñas y niños es delicada. Por eso, cuanta menos piel cubras mejor.
  • Cuidado con los cordones que se utilizan para fijar las caretas.

Pinturas y maquillaje.

  • Comprueba la fecha de caducidad para evitar problemas de irritación.
  • Revisa los componentes y asegúrate de que no hay nada que pueda causarles alergia
  • Asegúrate que se limpian fácilmente, si es sólo con agua, mejor.

Y no lo olvides, si lo has comprado por internet y no es de tu agrado y no está abierto tienes 14 días para devolver el producto sin ninguna explicación. Sin embargo, para evitar este problema, más vale que compres, los disfraces o el material para hacerlos, seguro que tendrás alguna en el barrio o cerca de casa.

Temas