Kontsumobide

Para la venta o alquiler de una vivienda es imprescindible disponer del Certificado de Eficiencia Energética

 Certificado de Eficiencia Energética

Si conoces cuánta energía consume una vivienda antes de alquilarla o comprarla, puedes conseguir un ahorro significativo en tus facturas. La eficiencia energética de un edificio o de una vivienda se calcula en base la energía que consume en condiciones normales de funcionamiento y ocupación.
Todas las viviendas o locales, tanto de nueva construcción como los ya existentes, siempre y cuando estas últimas se vendan o alquilen a una persona arrendataria, deben disponer del Certificado Energético. Los objetivos son fomentar el ahorro y proporcionar una herramienta para que se pueda valorar y comparar inmuebles.

La Etiqueta de Eficiencia Energética es el documento que acredita que el inmueble dispone de dicho Certificado. Este distintivo ofrece la información de manera gráfica, mediante una serie de letras que van de la A (la más eficiente) a la G (la menos eficiente), según el consumo de energía y las emisiones de CO2 comparadas con un edificio base de similar tipología y localización. Así que es importante fijarse bien en estas letras, porque cuanto mayor sea la eficiencia, menor serán los eurillos a pagar en las facturas de gas y de electricidad.

Si estás buscando vivienda, tienes derecho a conocer de antemano en qué jardines te puedes meter y a disponer de los datos objetivos para decidirte por un piso u otro. Tanto el Certificado como la Etiqueta y los archivos informáticos correspondientes al procedimiento de certificación energética, deben entregarse obligatoriamente a la persona que compra o alquila la vivienda.
Este se tramita en el Registro de Certificados de Eficiencia Energética del País Vasco. Puedes ampliar la información y consultar la calificación de un edificio a través del siguiente enlace:

Dónde se muestra y qué información contiene

Quien oferte, promocione o publicite la venta o alquiler del inmueble, deberá mostrar la etiqueta en las agencias inmobiliarias, portales web o medios de comunicación (periódicos o revistas), y en todos aquellos lugares donde se anuncie.
La Etiqueta, además de indicar los datos del edificio y el nivel de calificación de eficiencia energética obtenido, ofrece la siguiente información:

  • El número de registro del Certificado.
  • El plazo de validez, que será de diez años.
  • Si el Certificado ha sido actualizado (por ejemplo, si se han producido variaciones que puedan modificarlo, como cambiar ventanas o poner en funcionamiento una nueva instalación térmica).

Es motivo de sanción, entre otros:

  • No disponer del Certificado de Eficiencia Energética.
  • No exhibir la etiqueta energética.
  • Incumplir la obligación de presentar el certificado para su registro o falsear la información

Las infracciones tipificadas serán sancionadas con multas desde 300 a 600 euros si son leves; y de 601 a 6.000 euros, dependiendo de si son infracciones graves o muy graves.