Kontsumobide

WiFi pública: qué riesgos tiene conectarse

Wifi publico

Las encuentras casi en cualquier parte: en el aeropuerto, en un hotel, en el centro comercial, en el bar… Las redes WiFi públicas son aquellas que están abiertas y permiten conectarse a Internet sin necesidad de contraseña. A veces tal vez te soliciten que entres en una determinada plataforma o incluso introduzcas una contraseña, pero la definición de pública (e insegura tal y como te explicamos a continuación) viene dada por que tienen la posibilidad de conectarse muchas personas a la vez que tú, con nulas medidas de seguridad.

Estas redes están diseñadas para favorecer un acceso fácil, sin trabas ni grandes complicaciones. Esta facilidad de acceso, sin embargo, se consigue mediante una renuncia a ciertas medidas de protección: son redes que no cifran la información que se transmite a través de ellas, que no suelen usar los sistemas de WPA o WPA2 (WiFi Protected Access o Acceso WiFi protegido) o que permiten el acceso a todo tipo de páginas web sin restricciones.

Al usarlas expones tu identidad digital y pones en riesgo tu privacidad y tus datos personales ante posibles ciberataques. No olvides que son fácilmente hackeables. Esto quiere decir que, si accedes a la banca online o a cualquier aplicación en la que tengas que introducir tu contraseña, esta quedará expuesta. Para quedarse con tus datos, las personas ciberdelincuentes configuran tu dispositivo para ver las páginas o aplicaciones a las que entras y tener acceso a los datos que introduces. Los ataques no siempre son para robar información personal, también pueden colocar un malware o software malicioso para dañar el equipo.

Así que, antes de conectarte, piénsatelo dos veces. Y si lo haces, ten en cuenta lo siguiente:

  • Asegúrate de que la red que utilizas es realmente del lugar donde te encuentras, y no se trata de una red falsa creada con el objetivo de infiltrarse en tus comunicaciones y robar tus datos. Pregunta por el nombre exacto de la red, hay quienes crean una falsa con el mismo nombre para hacer picar a las personas más confiadas.
  • Es preferible acceder a una red con seguridad WPA o WPA2, son más seguras.
  • No realices operaciones bancarias, ni compras online o transacciones de ningún tipo, ni consultes datos sensibles (como un informe médico, por ejemplo).
  • No utilices aplicaciones con información personal. Es recomendable acceder a través de un navegador (la web de Facebook en lugar de la app, por ejemplo).
  • Mantén siempre tu software actualizado y con un antivirus. Si es posible, es recomendable tener instalado un cortafuegos que no permita conexiones entrantes al equipo por parte de otras personas.
  • Ten cuidado cuando navegues por páginas cuyos datos no viajan cifrados (la URL no empieza por https)
  • Desactiva la sincronización. Si tu dispositivo realiza tareas en segundo plano sin necesidad de pedirte permiso (sincronización de calendario, descargas o copias de seguridad automáticas), es recomendable que las deshabilites. Puedes hacerlo entrando en los ajustes generales del dispositivo.
  • Después de utilizar estas herramientas, cierra la sesión para que no queden restos de tu conexión.
  • Desactiva el WiFi cuando no lo estés utilizando.