Smishing: cuidado con los mensajes de ciberdelincuentes que se hacen pasar por entidades bancarias

“Por motivos de seguridad, hemos bloqueado tu tarjeta. Verifica tu cuenta para activar el acceso en el siguiente enlace”.

“A partir de x fecha no podrá utilizar su cuenta hasta que no actualice el sistema de seguridad pulsando el siguiente enlace”.

“Hemos detectado movimientos inusuales en su aplicación”, por prevención, si no ha sido usted, confírmelo en nuestra web pinchando en el siguiente enlace”. 

Seguro que te suena haber recibido alguno de estos mensajes en el móvil. Ten cuidado, porque son mensajes fraudulentos que se hacen pasar por una entidad bancaria y tratan de alarmarte para conseguir que entres en el enlace que adjuntan. Una vez accedas, te pedirán tus datos bancarios con el objetivo de robar las claves de acceso a tu cuenta bancaria.

¿Has pinchado en el enlace y has introducido tus datos? ¿Qué puedes hacer?

En el caso de que hayas facilitado tus datos (usuario, contraseña, datos personales o financieros) contacta lo antes posible con tu entidad bancaria para informarles de lo sucedido. Podrás cancelar posibles transacciones, bloquear tarjetas o el acceso a tu cuenta y cambiar contraseñas.

Si la clave que utilizas para acceder a la banca online, la usas también para entrar en algún otro servicio, es recomendable que la cambies.

¿Cómo se puede evitar?

  • No te fíes de los mensajes que indican que tus tarjetas o cuentas han sido bloqueadas o que se ha detectado que un dispositivo se ha conectado a tu banca online, es muy probable que sea un fraude.
  • No abras mensajes ni accedas a enlaces enviados por usuarios desconocidos.
  • Aunque el SMS sea de origen conocido, cuidado porque puede ser fraudulento. Nunca pinches ningún enlace, aunque te lo indiquen. Ante cualquier duda, contacta primero con tu banco e infórmales.
  • Para entrar en la banca online o tu área privada de cualquier web, utiliza siempre accesos desde páginas web oficiales. Escribe directamente la dirección web en el navegador, sin acceder a ella a través de enlaces disponibles en otros sitios. Para asegurarte de que estás en la web correcta y que la conexión es segura, revisa la URL (debe estar correctamente escrita, comenzar por https:// y disponer de un candado cerrado).
  • Protege tus cuentas. Utiliza contraseñas seguras y sistemas de doble verificación (además de la contraseña de acceso, la verificación adicional de seguridad se complementa con un SMS o con un acceso biométrico, por ejemplo) siempre que sea posible.
  • Si utilizas las App de tu banco para realizar trámites, asegúrate de que tienes la versión oficial.

No entres en tu banca online desde dispositivos o Wifis públicas.