Kontsumobide

Talleres de reparación de vehículos

Conflicto

La parte reclamante (en adelante, Ane) declara que llevó su coche de la marca Opel al taller mecánico del servicio oficial de Opel reclamado (en adelante, Nodamasal), tras un calentón en el motor y continuas pérdidas de agua. Ane declara que a primera vista le detectaron un problema en la culata y solicitó un presupuesto a Nodamasal para su reparación. Ane dejó el coche en el taller tras formalizar la solicitud de verificación y presupuesto de la avería y quedó a la espera de recibir el presupuesto.

Tras 20 días de espera, se acercó al taller para reclamar el presupuesto. Por teléfono le habían dicho que la reparación ascendía a 2.600 € y en el presupuesto que le entregaron pusieron 3.189,32 €. Además, se encontró el coche desmontado de “mala manera” y con las piezas en el maletero. Ane rechazó el presupuesto de Nodamasal de 3.189,32 € y decidió trasladar su coche con una grúa a un concesionario de Opel para repararlo. Ane declara que allí le confirmaron que faltaban piezas y que los cilindros estaban llenos de líquido.

Asimismo, Ane manifiesta que Nodamasal no hizo ninguna reparación, solo desmontó “de mala forma” la culata.

Una vez en el concesionario, Ane no recuperó el coche hasta cuatro meses después, por lo que reclama a Nodamasal la cantidad de económica de 5.030 €: por un lado, 2.890 € en concepto de reparación del vehículo (de los 4.890,16 € de la factura de reparación del vehículo del concesionario, reclama la diferencia - 2.890 € - ya que, tras consultar con un taller Opel, la reparación de culata la cuantifican con hasta 2.000 €, por ello reclama la diferencia); por otro lado, 2.140 € por daños y perjuicios (20 €/día, siendo 107 los días que Ane no pudo usar el coche debido a la mala práctica de Nodamasal).

Nodamasal declara al respecto que Ane formalizó la solicitud de presupuesto de su vehículo y que procedieron a diagnosticar y valorar la avería. Para ello, se desmontó la culata y se envió a una empresa especializada, para verificar la avería y solicitar presupuesto para su reparación.

El presupuesto ascendía a 3.189,32 €, incluidos materiales, mano de obra e impuestos. Y señala que Nodamasal es "servicio oficial" de la marca Opel, cualidad que resulta imposible obtener sin tener todos los medios técnicos referentes a dicha marca.

Asimismo, declara que Ane no aceptó el presupuesto y que decidió llevárselo a otro taller. Y que como es lógico, Ane no quiso que se montara nuevamente la culata y abonar su importe, puesto que suponía una duplicidad de coste ya que hubiera tenido que ser desmontada de nuevo por el nuevo taller. Por ello, dejaron todas las piezas en el maletero del coche.

Nodamasal añade que no hizo más que desmontar la culata y la factura que emitió a Ane solo contempla el desmontaje de la culata. Pero la reclamación de Ane a Nodamasal, se extiende a diversas intervenciones, reparaciones y trabajos realizados posteriormente por otros talleres que nada tienen que ver con Nodamasal. Por lo que entiende que no se le puede atribuir a Nodamasal ninguna responsabilidad por actuaciones en las que no intervino. Por todo ello solicita la desestimación de la reclamación de Ane.

Decisión arbitral

El Colegio Arbitral decide por UNANIMIDAD DESESTIMAR la pretensión de Ane frente a Nodamasal. 

Comentario

Con los hechos probados, el Colegio Arbitral no puede sino desestimar la reclamación puesto que Ane no ha probado nada que lleve a considerar la existencia de algún tipo de deficiencia técnica en lo realizado por Nodamasal y que guarde relación con los problemas que el vehículo ha presentado. La actuación de Nodamasal consistió únicamente en el desmontaje de la culata y su remisión a una empresa especializada para poder presupuestar el trabajo, sin realizar trabajo alguno de reparación. Y, definitivamente, la reparación propiamente dicha se llevó a cabo por una tercera empresa cuyos trabajos constan en la factura emitida por dicha empresa. Por lo que el Colegio Arbitral no ve que los trabajos realizados por esta tercera empresa estén relacionados con un mal desmontaje de la culata, sino con la reparación de los problemas de refrigeración y calentón del motor del vehículo. Y a juicio del Órgano Arbitral, todas esas intervenciones son ajenas a la actuación de Nodamasal, no habiéndose aportado ni probado ningún dato del que alcanzar otra conclusión.

Conflicto

La parte reclamante (en adelante, Mikel) declara que llevó su coche a reparar al taller reclamado (en adelante, Nodamasal) por un problema en la bomba de gasoil. Y, tras llevarlo unas cuantas veces, el vehículo cada vez iba peor ya que la bomba de gasoil daba chispazos, alegando que se la colocaron mal. Finalmente Mikel se vio obligado a llevar su vehículo a otro taller para repararlo.

Mikel reclama a Nodamasal el importe que el otro taller le cobró por la reparación del coche porque la bomba y los cables que le colocó Nodamasal estaban quemados, en total 568,60 €.

Nodamasal, declara que Mikel llevó su coche con 234.000 Km a su taller a sustituir 4 neumáticos y el filtro de combustible. Detectaron que tenía un problema en la bomba de gasoil y se lo sustituyeron. Nodamasal emitió una factura por importe de 193,33 € que Mikel pagó. Al cabo de dos meses, Mikel volvió a Nodamasal con un fallo de motor encendido en el cuadro del coche. Tras conectar la máquina de diagnosis, se determinó que el fallo era por falta de caudal. Se procedió al borrado de la avería y se comprobó que la bomba sustituida dos meses antes funcionaba correctamente.

Otros dos meses más tarde, Mikel volvió de nuevo a Nodamasal a entregar la bomba de gasoil, que le colocaron en la primera visita y con la factura del otro taller que le reparó el vehículo, para reclamarles el importe que pagó, 568,60 €. En la factura se indicaba que el otro taller había sustituido el caudalímetro por uno nuevo y la bomba de gasoil, que Nodamasal había colocado, por una de desguace. Pero Nodamasal considera que las reparaciones que efectuó se realizaron correctamente. Y además, añade que las reclamaciones de reparaciones que estén en garantía se deben hacer en un plazo de 3 meses o antes de realizar 2.000 Km y, que en este caso, Mikel se había excedido en el tiempo (porque habían pasado 4 meses desde el día que le sustituyeron la bomba de gasoil) y en kilómetros. Por lo que consideran que la reclamación de Mikel es desproporcionada.

En todo caso, aceptarían abonar a Mikel el importe de la bomba de gasoil que le sustituyeron y que asciende 137,38 € más IVA, pero no 568,60 €.

Decisión arbitral

El Órgano Arbitral decide por UNANIMIDAD ESTIMAR PARCIALMENTE la pretensión de Mikel frente a Nodamasal. En su virtud, se anula la factura que Nodamasal emitió a Mikel por la sustitución de la bomba de gasoil y por tanto, Nodamasal deberá devolver a Mikel 193,33€.

Comentario

El Colegio Arbitral considera que ha quedado debidamente acreditado que Mikel contrató con Nodamasal la reparación de su vehículo, que la reparación efectuada por Nodamasal no solucionó el problema existente en el vehículo y que, con posterioridad a la retirada del vehículo del taller, éste presentaba problemas técnicos no resueltos adecuadamente por Nodamasal.

El Colegio Arbitral también considera que Mikel no ha cumplido correctamente con las exigencias para que opere la garantía legal de reparaciones efectuadas por talleres mecánicos. El artículo 16.2 del Real Decreto 1457/1986 establece que “el período de garantía se entenderá desde la fecha de entrega del vehículo y tendrá validez siempre que el vehículo no sea manipulado o reparado por terceros" y, en este caso, ha quedado acreditado que Mikel no llevó su vehículo a reparar a Nodamasal, sino que lo llevó a otro taller. En todo caso la inaplicación de la garantía legal no impide reconocer la responsabilidad de Nodamasal.

Como consecuencia de todo lo anterior, se estima parcialmente la pretensión de Mikel.

Fecha de última modificación: