No hay chollos, si es gratis, t eres el pago.

Casos reales:

No hay chollos, si es gratis, tú eres el pago.

Navegando por internet descuidadamente Julen se encontró con un anzuelo y picó. El premio era atractivo, solo por apuntarse le regalarían una camiseta y luego no tenía más que responder a unas preguntas para participar en el sorteo de un safari por África.

No todos los días se tiene esa oportunidad, pensó. Ni corto ni perezoso, contestó a las preguntas, que sí que le parecieron un poco raras: preguntaban por su edad, sus gustos de ropa, de música, por este o aquel coche, en fin. Respondió todas las preguntas y aceptó las condiciones.

Lo que había firmado era una puerta abierta para recibir publicidad invasiva por todos los medios, en su móvil, en su email, incluso alguna carta llegó a su buzón.

Julen se enfadó, él estaba en la lista Robinson y no podían enviarle publicidad. Se dirigió a la OMIC y le informaron que al participar en el “sorteo” había autorizado a los promotores a facilitar los datos a terceros para que pudiesen enviarle ofertas de su “interés”. La única solución era bloquear una a una las ofertas según las recibiese y renovar su presencia en la lista Robinson.

Consejo.

No participes en concursos de internet o encuestas que no has solicitado solo quieren tus datos.

Cualquier autorización que te pidan en el móvil u ordenador léela bien y decide.

Tenlo claro, tus datos valen dinero, mucho dinero para muchas compañías, y si te ofrecen algo gratis (sorteos, juegos, accesos limitados por un tiempo…) lo que realmente quieren son tus datos. Tu eres el pago.