Kontsumobide

Recomendaciones de Kontsumobide ante el repunte del comercio on line

Fecha de publicación: 

La situación de confinamiento ha producido un crecimiento en el comercio on line, por lo que Kontsumobide recuerda que también en estos momentos la responsabilidad en los actos de compra es algo que debemos tener muy presente. Es recomendable apostar por el comercio de cercanía, que es más sostenible. 

En cualquier caso, a la hora de acudir a la compra electrónica es conveniente recordar que: 

  • También los comercios de nuestro entorno pueden vender on line o a distancia. En la medida de lo posible es mejor acudir a ellos.
  • El plazo de desistimiento que habitualmente es de 14 días está en suspenso debido a las medidas decretadas por el gobierno.
  • Durante la vigencia del Estado de Alarma o sus posibles prórrogas se interrumpen los plazos para la devolución de los productos comprados.
  • Aún en estado de alarma la empresa vendedora deberá entregar los bienes sin demora y en un plazo máximo de 30 días. Excepto que se hayan pactado otros plazos. Si este no se cumple la persona compradora podrá conceder un plazo adicional, y si este tampoco se cumple tendrá derecho a desistir del contrato.
  • Si el contrato se anula la empresa vendedora deberá reembolsar las cantidades sin ninguna demora no justificada.
  • Los sitios seguros se identifican por un candado cerrado al lado de la barra de direcciones o porque la dirección comienza por https:// También se recomiendan certificados como Confianza on Line u otros de buenas prácticas.
  • El sitio de venta está obligado a ofrecer información previa relativa al derecho de desistimiento, formas de pago, precios, gastos de envío etc.
  • El pago contra reembolso es el más seguro, en su defecto a través de pasarelas de iniciación de pagos como PayPal.
  • Todo producto proveniente del exterior de la UE y por un importe superior a los 22 euros está sujeto a declaración arancelaria. 

En todo caso conviene recordar que el comercio on line genera un alto nivel de tráfico en las calles (transportistas, repartidores, devoluciones etc.) por lo que es recomendable en la situación actual no comprar más de lo estrictamente necesario como alimentos y bienes de primera necesidad.