Kontsumobide

Kontsumobide Consejos

Kontsumobide fomenta el arbitraje como fórmula de resolución de conflictos de consumo

Fecha de publicación: 

Kontsumobide Instituto Vasco de Consumo tiene un claro compromiso con el fomento de la vía del arbitraje de consumo como fórmula de resolución de conflictos de consumo. Por este motivo, ha iniciado una campaña para concienciar a las empresas de los beneficios del Sistema Arbitral de Consumo y aumentar el número de adhesiones empresariales a este sistema. 

La campaña tiene en el contacto directo con las empresas y comercios su núcleo básico de actuación. Se desarrollará durante dos meses a partir del 26 de septiembre y se visitarán más de 1000 empresas y establecimientos de Euskadi para informarles sobre el funcionamiento y beneficios del arbitraje e invitarles a adherirse al mismo. Se refuerza con cuñas de radio, redes sociales y la edición de folletos específicos. 

Las personas consumidoras tienen un papel esencial en el fomento de la vía del arbitraje. Son ellas quienes sufren los conflictos de consumo y son ellas quienes pueden optar por una vía de resolución rápida y gratuita. Pero la fortaleza de la vía del sistema arbitral de consumo comienza con los primeros pasos del acto de compra, con la selección del comercio al que acudir. Elegir un establecimiento adherido al sistema arbitral de consumo supone apostar por un plus de calidad y por un comercio comprometido con los derechos de las personas consumidoras. Por este motivo una parte de la campaña se dirige a las personas consumidoras a las que se recomienda buscar la pegatina naranja como un distintivo que nos da un plus de calidad, un compromiso de la empresa o establecimiento con el consumo responsable y con la resolución de conflictos de consumo de manera rápida y amistosa. El compromiso de la persona consumidora con el arbitraje refuerza el sistema; si una persona consumidora requiere o solicita al comercio el sistema de arbitraje se está convirtiendo en prescriptora de vías de consolidación de una cultura de consumo responsable. 

En la actualidad más de 15.000 empresas y establecimiento de Euskadi están adheridas a este sistema de resolución de conflictos de consumo. 

El arbitraje de consumo es la vía más sencilla para resolver los conflictos que pueden surgir entre las personas consumidoras y usuarias y las empresas, comerciantes o prestadores de servicios. La mecánica es sencilla: si un comercio está adherido al Servicio Vasco de Arbitraje (o sea, si exhibe la pegatina naranja) se compromete con la calidad y con la persona consumidora. Ante un problema la persona consumidora puede solicitar el arbitraje rellenando el impreso y presentándolo en Kontsumobide, en la OMIC, en las asociaciones de personas consumidoras o directamente en la Junta Arbitral. Si la empresa está adherida al sistema arbitral, se intenta una mediación para conseguir llegar a un acuerdo. Si no es posible el acuerdo el Colegio arbitral o el árbitro tomará una decisión, (laudo arbitral) de obligado cumplimiento. Todo esto ocurre en 90 días desde que se admite la solicitud de arbitraje y es absolutamente gratuito.