Kontsumobide

Kontsumobide Consejos

Mascarillas higiénicas: no todo vale

Fecha de publicación: 

El pasado 12 de febrero el BOE publicó una orden del Ministerio de Consumo que aclara y endurece la normativa que regula la comercialización y etiquetado de las mascarillas higiénicas.  

Desde la publicación de dicha orden toda mascarilla que sea puesta en el mercado como mascarilla higiénica deberá haber sido testada por un laboratorio certificado con norma UNE o similar. También, toda aquella que declare haber sido tratado con algún tipo de biocida deberá aportar el informe del laboratorio correspondiente que certifique de las características que se alegan se han testado y comprobado.  

Esta es una pequeña guía de lo que debes saber.

Las mascarillas higiénicas deben:

  • Ser seguras y no provocar irritaciones en la piel ni ninguna otra molestia.
  • Demostrar la eficacia de filtración de partículas por ejemplo al toser, hablar, estornudar.
  • Si son reutilizables, garantizar que soportan todos los ciclos de lavado que se declaran.
  • Garantizar que sus características se mantienen intactas durante el tiempo de uso recomendado.
  • Estar certificadas por un laboratorio acreditado bajo la norma UNE.
  • Si tienen biocidas o similar, se deben garantizar sus funciones mediante informes de laboratorios.
  • No inducir a engaño.
  • Comercializarse en su envase, o paquete.
  • Tener etiqueta y, en su caso folleto o prospecto, con información que no puede estar escrita solo en chino o inglés, debe estar cuando menos en castellano.

¿Que debes mirar en la etiqueta?

  • El nombre y dirección de fabricante, distribuidor o comercializador de la UE
  • Modelo y nombre del producto.
  • Contenido del envase.
  • Composición.
  • Si se trata de un producto textil, la composición de los tejidos de acuerdo a la normativa europea.
  • Características esenciales, incluida la talla.
  • Lugar de procedencia.
  • Referencia a las normas técnicas bajo las que se han fabricado.
  • Datos testados sobre filtración, resistencia y permeabilidad.
  • Método de lavado y número de lavados que soporta.

Además, en las instrucciones, folleto o documento deberán incluir. (En el caso de no haber espacio en la etiqueta)

  • Plazo recomendado de uso.
  • La frase: “Advertencia: No es un producto sanitario, ni un Equipo de Protección Individual (EPI). Este producto está destinado a población sin síntomas de enfermedad”
  • Lote de fabricación.
  • Instrucciones de colocación, mantenimiento, uso, y eliminación.

Toda esta información deberá ser clara y duradera y será visible para la persona consumidora a través del embalaje.

Si la venta es a través de Internet, deberá mostrarse esta información en la web.

Estas normas también son de aplicación para los filtros.

Y si es para niños y niñas…

  • Incluirá la palabra “infantil” o similar
  • La frase “utilizar bajo la supervisión de un adulto”.
  • Cumplir las normas europeas sobre su fabricación y en especial las que hacen referencia a la ausencia de elementos que puedan producir nudos, enredos, ahogamientos o similares. 

Vídeo