Kontsumobide

Las reseñas falsas en Internet son prácticas comerciales desleales y están prohibidas

Fecha de publicación: 

Desde el 28 de mayo las referencias, positivas o negativas, de personas usuarias sobre un producto o servicio que sean facilitadas por las empresas estarán más controladas. Las reseñas son una práctica habitual en Internet, tanto en portales de servicios como en portales de venta o en webs particulares. Sin embargo, en los últimos años se ha constatado la publicación de valoraciones positivas falsas por parte de algunas empresas con el objetivo de mejorar la valoración de sus servicios.

Con la entrada en vigor del Real Decreto Ley 24/2021 el 28 de mayo, se prohíbe la compra de reseñas y se obliga a las empresas a comprobar, o tratar de comprobar de una forma razonable, que las reseñas que publican y de las que se benefician, han sido publicadas por personas que realmente han disfrutado el bien o servicio.

El Real Decreto ley 24/2021 de 2 de noviembre, que transpone la Directiva (UE) 2019/2161 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de noviembre de 2019, establece que se deberá incorporar información en el sentido de que la empresa garantice o no “que dichas reseñas publicadas han sido realizadas por consumidores y usuarios que han utilizado o adquirido realmente el bien o servicio”. Y se subraya que para ello la empresa deberá “facilitar información clara a los consumidores y usuarios sobre la manera en que se procesan las reseñas”. Corresponde también a la empresa la carga de la prueba en relación al correcto cumplimiento de los requisitos de información a la persona consumidora.

Se trata de un nuevo avance cuyo objetivo es evitar que se transmita a las personas consumidoras información falsa o adulterada que pueda provocar una decisión de compra errónea.

Las empresas que no cumplan estas nuevas normas, que no informen de si garantizan o no la veracidad de los comentarios y reseñas de personas usuarias y de qué manera se procesan estas, incurrirán en prácticas de desleales “por engañosas” de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 7 de la ley de competencia desleal. (Ley 3/1991 de 10 de enero, de Competencia desleal)”.

El Real Decreto también modifica la ley de competencia desleal (L3/1991 de 10 de enero) e incorpora tres nuevos apartados al artículo 27: el 6, el 7 y el 8. De esta manera será considerado una práctica comercial engañosa la reventa de entradas cuando estas se hayan adquirido mediante sistemas informatizados y sorteando el límite impuesto al número de entradas que se pueden comprar (6), afirmar que las reseñas publicadas son de personas consumidoras que han utilizado el bien o servicio sin haber comprobado que es cierto que dichas reseñas han sido hechas por esas personas (7), o comprar o encargar la publicación de reseñas a terceros (8)

Además, el nuevo decreto incorpora un artículo 20 Bis a la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios que en su punto 3 señala que, en ningún caso, la existencia de una práctica comercial desleal puede ser utilizada en contra de los intereses de las personas consumidoras. De esta manera se eleva el nivel de protección de la persona consumidora.