Kontsumobide

Cosméticos

Los productos cosméticos son aquellos que se utilizan para la higiene personal o para mejorar la belleza, especialmente del rostro. La normativa los define como toda sustancia o preparado destinado a ser puesto en contacto con las diversas partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, y/o corregir los olores corporales, y/o protegerlos o mantenerlos en buen estado.

Los productos cosméticos decorativos son aquellos que, por poseer sustancias coloreadas y por su poder cubriente, se aplican sobre diferentes zonas del cuerpo para acentuar temporalmente su belleza o disimular imperfecciones cutáneas.

No se consideran cosméticos:

  • Los preparados para la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades.
  • Los destinados a ser ingeridos, inhalados, inyectados o implantados en el cuerpo humano.
  • Los preparados para proteger de microorganismos, hongos o parásitos.

Los cosméticos están sujetos a un riguroso control de mercado, para garantizar que cumplen todas las normas de seguridad y etiquetado, debido a su efecto sobre el cuerpo humano. Las obligaciones sobre etiquetado y publicidad se recogen en el Real Decreto 85/2018, de 23 de febrero (artículos 6 y 7) y en el Real Decreto 1599/1997, de 17 de octubre (artículo 15 y 16). La información sobre sus características y cualidades a las personas usuarias se regula en el Reglamento (CE) nº 1223/2009, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, sobre los productos cosméticos y en el Reglamento (UE) nº 655/2013 de la Comisión, de 10 de julio de 2013, que establece unos criterios comunes.

En los recipientes y embalajes de los cosméticos deben figurar, con caracteres indelebles, fácilmente legibles y visibles:

  • Denominación del producto.
  • El nombre o la razón social y dirección del fabricante. Si son importados, el del responsable de la puesta en el mercado en la Unión Europea.
  • El contenido indicado en peso o en volumen, excepto si contienen menos de 5 g o menos de 5 ml, si son muestras gratuitas o dosis únicas. No es necesario en los productos preenvasados, siempre que se mencione el número de unidades, salvo que desde el exterior se observe fácilmente su número.
  • La fecha de consumo preferente: fecha hasta la cual el producto, conservado en condiciones adecuadas, sigue cumpliendo su función inicial.
  • Las precauciones particulares de uso. Si no es posible por su reducido tamaño, las indicaciones deben consignarse en una nota, una etiqueta, una banda o una tarjeta adjuntas.
  • Número de lote de fabricación o referencia que identifique la fabricación. Cuando no sea posible, únicamente deberá figurar en el embalaje.
  • País de origen, para los productos cosméticos fabricados fuera de la UE.
  • La función del producto, salvo si se desprende de su presentación.
  • La lista de ingredientes por orden decreciente de importancia. Esta lista debe ir precedida de la palabra ingredientes o ingredients. Si no caben, figurarán en una nota, una etiqueta, una banda o una tarjeta adjuntas. No se consideran ingredientes:
    • Las impurezas contenidas en las materias primas utilizadas.
    • Las sustancias técnicas utilizadas durante la fabricación, pero que ya no se encuentran en el producto acabado.
    • Las sustancias utilizadas en las cantidades estrictamente indispensables como disolventes o soportes de los compuestos perfumantes y aromáticos.
  • La empresa responsable de la puesta en el mercado puede indicar en el etiquetado un número de teléfono u otro dato de contacto de atención a la persona consumidora.

Los productos vendidos sin envase o envasados en el momento de la venta deben disponer de etiquetas o prospectos ajustados a los requisitos de etiquetado.

Para el jabón y las perlas perfumadas, así como para otros pequeños productos en los que, por su pequeño tamaño, resulte imposible incluir los ingredientes, las indicaciones deben aparecer en un rótulo muy próximo al lugar de exposición.

Los prospectos y la publicidad de los cosméticos no pueden:

  • Atribuirles características, propiedades o acciones que no posean o que excedan de sus funciones, como propiedades curativas, afirmaciones falsas o que induzcan a error.
  • Indicar que no ha sido experimentado en animales, salvo que ni el fabricante ni sus proveedores hayan realizado o encargado experimentos en animales del producto acabado, su prototipo o alguno de sus ingredientes, ni hayan utilizado algún ingrediente experimentado por terceros en animales para desarrollar nuevos productos cosméticos.
  • Emplear denominaciones en la publicidad iguales, semejantes o que induzcan a confusión con medicamentos, especialidades farmacéuticas, productos sanitarios, biocidas o productos alimenticios. Tampoco pueden hacer referencia a nombres de patologías.
  • Utilizar imágenes en la publicidad que den lugar a confusión con alimentos u otros productos de consumo, para evitar riesgos para la salud y seguridad. La presentación de los cosméticos para el baño y para su uso con las manos mojadas no debe realizarse en envases de vidrio o cualquier otro material que se rompa con facilidad al golpearse y pueda ocasionar cortes o heridas.

Infórmate bien antes de comprar para evitar problemas. Recuerda que la etiqueta es uno de los elementos informativos más importantes. Es conveniente seguir estos consejos:

  • Compra productos etiquetados, ya que la etiqueta es una garantía de seguridad.
  • Si no localizas la etiqueta, porque no estaba bien fijada o porque la han arrancado, comprueba que se encuentra en las otras unidades y adquiere una que la tenga.
  • Si no puedes leer correctamente o no entiendes la etiqueta, pregunta en el establecimiento.
  • Recuerda que la etiqueta ofrece parámetros objetivos. Si quieres comparar dos productos de la misma gama, te permite tomar la decisión de compra con mayor conocimiento.
  • Guarda la etiqueta durante todo el ciclo de vida del producto, ya que puedes necesitarla tras la compra. Guarda las facturas y cualquier documento relacionado con el producto, como folletos publicitarios.
Cuidados ante la exposición solar (2016)

Descargar folleto (pdf, 2,06 MB)

Cuidados al sol: hoja informativa (2017)

Descargar hoja informativa (pdf, 305 kB)

Bronceado artificial (2016)

Descargar hoja informativa (pdf, 944 kB)

Vídeos

Fecha de última modificación: