Suministro de agua

El abastecimiento del agua es competencia de los ayuntamientos. El agua puede ser suministrada por los propios municipios o se le puede encargar a una compañía concesionaria del servicio. Los ayuntamientos, por tanto, pueden optar entre diversas fórmulas de gestión:

  • De forma directa.
  • A través de una empresa, ya sea de capital público, privado o mixto.
  • Mediante una mancomunidad de municipios o un consorcio con otras administraciones públicas.

El contrato para el servicio del suministro debes formalizarlo por escrito. Para saber qué documentación tienes que aportar, debes informarte previamente en el Ayuntamiento o en la empresa concesionaria del servicio. Los datos que suelen pedir normalmente son:

  • Nombre completo y DNI de la persona titular del suministro.
  • Contrato de compra o alquiler de la vivienda.
  • Dirección de la vivienda.
  • Cédula de habitabilidad.
  • Datos bancarios, en caso de domiciliar el servicio.

Tras la firma del contrato, la compañía de suministro da de alta el servicio e instala un contador en la vivienda. 

Las tarifas del agua varían mucho de un lugar a otro, tanto en la propia estructura del recibo como en su cuantía:

  • En algunos municipios se cobra una cuota por el derecho a utilizar el servicio de abastecimiento de agua. Otros establecen una tarifa de consumo mínimo de agua, independientemente de si se ha consumido o no.
  • El consumo de agua, es decir, la diferencia entre la última lectura del contador y la actual. En algunas localidades se factura todo al mismo precio; en otras se aplican distintos precios por tramos de consumo. Así, por ejemplo, se cobra una cantidad mayor cuando se superan ciertos límites establecidos previamente.
  • Junto con el recibo por el abastecimiento del agua se suelen pasar al cobro otros conceptos, que varían dependiendo del municipio, como el saneamiento y la depuración. Por ejemplo, en el Área Metropolitana de Bilbao se cobra una cantidad adicional del coste del consumo de agua para financiar el Plan Integral de Saneamiento.
  • El alquiler del contador, en su caso.
  • El IVA correspondiente, en su caso, a cada uno de los conceptos que aparecen en el recibo. El consumo de agua tiene un tipo del 10%.
  • La compañía suministradora es responsable de la canalización exterior del agua hasta la entrada del inmueble.
  • La comunidad de personas propietarias es responsable desde la entrada del inmueble hasta cada vivienda.
  • Las personas consumidoras son responsables dentro de la vivienda. 

La compañía suministradora puede cortar el servicio por falta de pago o por avería, pero antes debe notificárselo a la persona consumidora.

Para darse de baja en el servicio de suministro de agua es necesario hacerlo por escrito y adjuntar una copia del DNI o NIF, en su caso.

Es muy importante leer el contrato antes de firmarlo.

El ahorro del agua es muy importante, por lo que conviene seguir estos consejos:

  • Utiliza inodoros con cisternas regulables para no usar más agua de la necesaria.
  • No uses el inodoro como una papelera.
  • Dúchate, en lugar de bañarte; puedes ahorrar hasta 150 litros cada vez.
  • Arregla las averías lo antes posible, por pequeñas que sean. Un grifo que gotea puede perder hasta 30 litros diarios.
  • Coloca difusores y otros mecanismos de ahorro en los grifos.
  • Adecua la presión de agua a tus necesidades de uso.
  • No pongas la lavadora y el lavavajillas hasta que estén llenos.
  • Si vas a cambiar de electrodomésticos valora la eficiencia energética de los que vas a comprar.
  • Reflexiona sobre el gasto de agua que realizas en las tareas cotidianas. No es necesario mantener el grifo abierto mientras te lavas los dientes, te enjabonas las manos, te afeitas, te duchas, lavas las verduras y las frutas, lavas el coche...

 

Fecha de ltima modificacin: