Resultados de la campaa 'Materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, incluidos los cermicos'

Objetivo

Verificar, mediante los ensayos y controles correspondientes, el cumplimiento de las determinaciones impuestas por la normativa aplicable y la seguridad de uso, fundamentalmente en los envases de plástico y en los objetos de cerámica destinados a contener alimentos.

Fecha de realización

La campaña se ha realizado entre los días 12 febrero y 4 marzo 2014. Dentro del Plan Anual de Campañas de Kontsumobide-Instituto Vasco de Consumo, se programó la ejecución de esta campaña de toma de muestras y control de información de materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, incluidos los cerámicos.

Actuaciones efectuadas

Se tomaron muestras de envases de plástico y objetos de cerámica para contener alimentos. Los protocolos se hicieron sobre los mismos productos.

Los materiales en contacto con alimentos están regulados en toda la Unión Europea por el Reglamento (CE) 1935/2004, de 27 de octubre de 2004.

Por otro lado, todos los materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos deben fabricarse de conformidad con las Buenas Prácticas de Fabricación, recogidas en el Reglamento (CE) 2023/2006, de 22 de diciembre de 2006, para que, en las condiciones normales o previsibles de empleo, no transfieran sus componentes a los alimentos en cantidades que puedan:

  • Representar un peligro para la salud humana.
  • Provocar una modificación inaceptable de la composición de los alimentos.
  • Provocar una alteración de las características organolépticas de éstos.

Una vez recibidas las tomas de muestras de los tres Territorios, desde los Servicios Centrales de Kontsumobide se enviaron las mismas al laboratorio del Centro de Investigación y Control de la Calidad (CICC).

Cuando nos referimos a estos materiales, muy presentes en el mercado, hablamos de: adhesivos, cerámica, corcho, caucho, vidrio, resinas de intercambio iónico, metales y aleaciones, papel y cartón, plásticos, tintas de imprenta, celulosa regenerada, siliconas, productos textiles, barnices y revestimientos, ceras, madera y materiales y objetos activos e inteligentes.

Las tomas de muestras se realizaron, fundamentalmente, en tiendas de bajo precio y bazares. Asimismo, se controlaron otros establecimientos en los que, a juicio de la Inspección, pudiera comercializarse este tipo de productos (grandes superficies y otros). Se trataba de visitar el mayor número posible de establecimientos, incluidos aquéllos en los que, a partir de actuaciones precedentes, se tenía conocimiento de la existencia de estos productos.

Resultados

De las 10 muestras enviadas al laboratorio, 6 resultaron conformes con la normativa. En las 4 muestras restantes los incumplimientos detectados no afectaban a la seguridad de las personas consumidoras, pues se referían exclusivamente a irregularidades en el etiquetado.

De los 20 protocolos realizados, 19 productos resultaron conformes con la normativa y 1 contenía irregularidades en el etiquetado.

Todos los incumplimientos normativos constatados en esta campaña fueron puestos en conocimiento de las autoridades competentes, en función del territorio en el que reside el responsable de los productos controlados.

Conclusiones

De los resultados obtenidos se constata que los materiales y objetos en contacto con alimentos analizados en esta campaña no suponen un riesgo para la seguridad de las personas consumidoras, en lo que se refiere a la migración global de los materiales plásticos o a la cesión de iones de plomo y cadmio en los materiales cerámicos); ni incumplen los requisitos establecidos en las normas aplicables, salvo un pequeño porcentaje que presenta irregularidades en el etiquetado.